EL FLUJO DEL DINERO ELECTRÓNICO: EL BITCOIN, SU USO Y POLÉMICA 1,2,3

MDP. DIANA RIVAS MAYETT

 

Ámbito Internacional, basada en Internet
Símbolo Ninguno;[] BTC usado informalmente[]
Fracción 108 unidades
Emisor Ninguno; descentralizada, distribuida
Tasa de cambio flotante

 

Desde el inicio de los tiempos, el hombre ha realizado distintas operaciones para satisfacer sus necesidades. Por supuesto que al momento de comenzar esa “transacción” de bienes entre los individuos o las sociedades destinados a la satisfacción de esas exigencias, de la misma forma surge la petición de una retribución de una de las partes de ese negocio.

 

En este sentido y con esa finalidad, al inicio de las épocas nos encontramos con el pago en especie (trueque); después aproximadamente en los  años 680 y 560 a. C. en Lidia (hoy Turquía), se da el surgimiento de la moneda; posteriormente aparece el billete y  más adelante, en las últimas décadas con diversos títulos de crédito como la tarjeta de crédito o el cheque… y desde hace unos años, ya estamos en presencia de un fenómeno que podría parecer de ciencia ficción: el dinero electrónico, el BITCOIN.

El Bitcoin es una moneda electrónica descentralizada creada en 2009 por Satoshi Nakamoto. Recibe este nombre el sftware libre, diseñado por el señor Nakamoto, para su gestión y a la red P2P de la que consta. Al contrario que la mayoría de las monedas, Bitcoin no depende de la confianza en ningún emisor central, sino que recurre a una base de datos distribuida en varios nodos de una red P2P para registrar las transacciones y utiliza la criptografía para proveer funciones de seguridad básicas, tales como garantizar que las éstas solo puedan ser gastadas por su dueño, y nunca más de una vez.

Una red P2P (peer to peer, red de pares, red entre iguales, red entre pares o red punto a punto) es una red de computadoras que todos o algunos aspectos funcionan sin clientes ni servidores fijos, sino una serie de nodos que se comportan como iguales entre sí. Es decir, actúan simultáneamente como clientes y servidores respecto a los demás nodos de la red. Las redes P2P permiten el intercambio directo de información, en cualquier formato, entre los ordenadores interconectados.

Ahora bien por otra parte, en más de una ocasión hemos escuchado que “el dinero mueve al mundo”, y desafortunadamente el desarrollo de la actividad humana no ha podido contradecir esa afirmación. Grandes industrias, gobiernos, comunidades y personas se rigen gracias al dinero, al poder y las posesiones. Hoy en día en que tendemos a buscar la liberación a través de la red, ha surgido Bitcoin: un sistema de dinero descentralizado, una moneda totalmente electrónica que apunta a ser la divisa del futuro, pero que ha desatado una fuerte polémica a su alrededor.

Bitcoin como tal, es una moneda de cambio que es parte de un sistema de pago digital, por medios P2P y que está totalmente encriptada, de forma que ofrece seguridad y transparencia.  Comenzó como un proyecto experimental, que hoy en día es tan real, que varios gobiernos alrededor del mundo se han comenzado a preocupar por su repercusión en la sociedad y los sistemas económicos.

La diferencia entre Bitcoin y el dinero tradicional es que este último es regulado por un Banco Central (como el Banco de México), que determina y controla la emisión, la retención del dinero que circula en una economía; mientras que Bitcoin elimina esa instancia.

Debido a su naturaleza P2P, Bitcoin ha sido denominado informalmente como “el napster del sistema bancario”, cuyo valor se designa en función de la oferta y la demanda de la misma moneda virtual, todo esto a través de un sistema que determina a través de nodos de redes diversos cálculos agrupados en bloques que retienen la información de las transacciones, entonces esta función elemental en los bancos se descentraliza y recae en diversos nodos de Bitcoin. Los usuarios pueden crear por sí mismos monedas a partir de un software disponible para diversos sistemas.

Su valor puede tener un incremento realmente súbito, por ejemplo: si compraste Bitcoins hace un par de semanas y las vendiste la semana pasada, tu dinero se habría triplicado en tan sólo 7 días. Y si las compraste al inicio del año y las vendiste la semana pasada, ahora tienes una ganancia de 10 veces del valor original.

Se cree que la razón de este incremento tiene que ver con que se esparció la información sobre la posibilidad de adquirir medicamentos por medio de Bitcoins, lo que elevó la demanda de esta moneda virtual. Después, senadores estadounidenses pusieron atención en el fenómeno y notificaron a la DEA y el departamento de justicia sobre la venta de medicamentos, a lo que mencionaron “el único método de pago para estas compras ilegales es una moneda peer-to-peer no rastreable, conocida como Bitcoins”.

Este movimiento ayudó a que bajara un poco la demanda, pero el nivel de importancia que está tomando es realmente sorprendente. Ahora, esta moneda también está vinculada al narcotráfico por una situación similar a la de los medicamentos. Sus principales perseguidores son parte del gobierno estadounidense, que busca a toda costa detener el uso de esta moneda.

Lo interesante es que Bitcoins es una moneda que está protegida contra los bloqueos, debido a que es descentralizada. La forma tradicional de bloquear servicios de este tipo es que la información sea privada y se le denuncie como una acción ilegal, sin embargo en este sistema monetario, todas las transacciones y cuentas son públicas, pero no se revela la identidad de sus dueños.

Desde la década de 1970, la utilización de firmas digitales basadas en criptografía de clave pública ha proporcionado un fuerte control de propiedad. Un problema con el que se enfrentaban los creadores de monedas digitales era el cómo conseguir la garantía de que no se gastara el mismo dinero más de una vez. Por esta razón, hasta la invención de Bitcoin era obligado que todos los pagos en el comercio electrónico se canalizaran a través de entidades centralizadas de confianza, generalmente bancos y otras empresas financieras, que gestionaban el seguimiento de todas las transacciones para impedir el doble gasto. Bitcoin resuelve esta limitación con una solución descentralizada que utiliza un sistema de prueba de trabajo en una red P2P para alcanzar el consenso entre todos los nodos.

La comercialización con bitcoins se realiza a través de clientes  que pueden ser aplicaciones nativas o aplicaciones web.

Aplicaciones nativas

Estas aplicaciones se instalan o se ejecutan directamente en ordenadores o en dispositivos móviles. Bitcoin-Qt/Bitcoind es el único programa que implementa totalmente el protocolo, protegiendo a la red, y se considera la referencia en la que se apoyan el resto de clientes existentes. En este último necesita descargarse toda la cadena de bloques y almacenarla localmente, lo que puede llegar a tardar varias horas. Su uso solo se recomienda para usuarios avanzados que deseen aportar a la estabilidad de la red.

Aplicaciones web

Éstas solo necesitan de un navegador, y por tanto están accesibles desde todas las plataformas, [de escritorio (Windows, Linux, Mac OS X)) o móviles (Android, iPhone, BlackBerry, tabletas, etc)].

Algunas aplicaciones web proporcionan seguridad adicional en el acceso a esta moneda digital mediante la  autentificación de dos factores con mensajes SMS, correo electrónico, dispositivos específicos y Google Authenticator.

 

Por otro lado, se debe mencionar que todo participante de la red Bitcoin tiene una billetera electrónica, que contiene un número arbitrario de claves criptográficas. La clave pública, o las direcciones Bitcoin, funcionan como los puntos remitente o receptor para todos los pagos. Sus claves privadas correspondientes, autorizan el pago sólo para ese cierto usuario. Las direcciones no tienen ninguna información sobre su dueño y son generalmente anónimas.

Sus  usuarios de Bitcoin pueden tener múltiples direcciones, y de hecho pueden generar nuevas en forma ilimitada, debido a que generarlas es relativamente instantáneo; es decir, basta con generar un par de claves pública/privada, y no requiere ningún contacto con nodos de la red. Crear direcciones para un sólo propósito/uso puede ayudar a preservar el anonimato de un usuario.

Las direcciones son secuencias alfanuméricas aleatorias de 33 caracteres de largo, en formato legible para personas, como puede verse en este ejemplo 1rYK1YzEGa59pI314159KUF2Za4jAYYTd. Utilizan una codificación en Base58, que resulta de eliminar los siguientes seis caracteres del sistema Base64: 0 (cero), I (i mayúscula), O (o mayúscula), l (L minúscula), + (más) y / (barra). De esta forma, se componen únicamente de caracteres alfanuméricos que se distinguen entre sí en cualquier tipo de letra. Las direcciones Bitcoin también incluyen un checksum de 32 bits para detectar cambios accidentales en la secuencia de caracteres.

Este dinero electrónico contiene la dirección pública de su dueño actual. Cuando un usuario A transfiera algo a un usuario B, A entrega la propiedad agregando la clave pública de B y después firmando con su clave privada.  A entonces transmite esas monedas en un protocolo apropiado, la transacción, en la red P2P. El resto de los nodos de la red validan las firmas criptográficas y el valor de la operación antes de aceptarla; en otras palabras, el cifrado con la clave pública asegura que B es el destinatario de la transacción, y la firma con la clave privada, asegura que A es el emisor de la misma.

Cadena de bloques

La cadena principal (negro) consiste de la serie más larga de bloques desde la creación (verde) hasta el bloque actual. Bloques huérfanos (gris) existen fuera de la cadena principal.

Cualquier transacción transmitida a otros nodos no se convierte en oficial hasta que sea confirmada en una lista colectiva mantenida de todas las transacciones conocidas, la cadena de bloques. Esta confirmación es basada en un sistema de prueba de trabajo para prevenir el doble gasto y la falsificación.

En particular, cada nodo generador toma todas las transacciones sin confirmación en un bloque candidato, un archivo que entre otra información, contiene los hashes criptográficos del último bloque válido conocido por ese nodo. Entonces intenta producir un hash de ese bloque con ciertas características, un esfuerzo que requiere cantidades predecibles de intento y error. Cuando un nodo encuentra la solución, la transmite al resto de la red. Otros nodos que reciben el nuevo bloque solucionado y lo validan antes de aceptarlo, agregándolo a la cadena.

Eventualmente, la cadena de bloques contiene el historial de posesión de todas las monedas desde la dirección-creadora a la dirección del actual dueño. Por lo tanto, si un usuario intenta reutilizar monedas que ya usó, la red rechazará la transacción.

Privacidad

Las transacciones se  firman digitalmente por el propietario de la dirección Bitcoin que contiene originalmente los fondos. Este mensaje firmado se propaga por toda la red y se termina almacenando en la cadena de bloques. Como el núcleo del protocolo Bitcoin no encripta ningún tipo de información, todas las transacciones son públicas y cualquier observador externo puede analizar en cualquier momento su contenido, el origen y el destino de todos los mensajes. Esta característica contrasta con el modelo bancario tradicional que oculta las transacciones del escrutinio público.

Para facilitar el análisis de todos los movimientos, varios sitios web proporcionan información actualizada de todas las transacciones, incluyendo variables agregadas como el número de bitcoins en circulación, número de transacciones por hora y tarifas de transacción en cada instante. La representación gráfica habitual para auditorías limitadas se hace a través de dendogramas.

Si un usuario quiere funcionar de manera anónima en la red, es condición indispensable que no haga pública la relación entre su identidad en la vida real y sus direcciones Bitcoin. Por otro lado, algunas organizaciones e individuos pueden asociar de manera intencionada sus identidades con sus direcciones para proporcionar un cierto grado de transparencia. Por esta razón, algunos autores prefieren clasificar a Bitcoin como una red basada en pseudónimos en lugar de una red anónima. El uso de pseudónimos, al contrario que el anonimato, ofrece la posibilidad de generar una reputación y confianza entre los usuarios.

Bitcoins y su creación

Generar estas monedas es conocido como “minar”, un termino análogo al minado de oro. Todos los nodos generadores de la red están compitiendo para ser el primero en encontrar la solución al problema criptográfico de su bloque-candidato actual, un problema que requiere varios intentos repetitivos, por fuerza bruta, no determinista, de manera que se evita que mineros con gran nivel de procesamiento dejen fuera a los más pequeños. De esta forma, la probabilidad de que un minero encuentre un bloque depende del poder computacional con el que contribuye a la red en relación al poder computacional de todos los nodos combinados, lo que permite que el sistema funcione de manera descentralizada. Cuando un nodo encuentra una solución válida, la anuncia al resto de la red. Los nodos que reciben el nuevo bloque solucionado lo validan antes de aceptarlo, agregándolo a la cadena. La validación de la solución proporcionada por el minero es trivial y se realiza inmediatamente.

La red reajusta la dificultad cada 2016 bloques, es decir, aproximadamente cada 2 semanas, para que un bloque sea generado cada diez minutos. La cantidad de dinero electrónico creado por bloque nunca es más de 50 BTC, y los premios están programados para disminuir con el paso del tiempo hasta llegar a cero, garantizando que no puedan existir más de 21 millones de BTC. A medida que este pago disminuye, el motivo para que los usuarios mantengan nodos cambiará a obtener cargos de transacción.

Algunos usuarios prefieren minar bitcoins en lugar de negociarlos en el mercado porque no tienen la opción de comprarlos en su país, y otros también porque así consiguen eludir un posible control de capitales en las oficinas de cambio.

Las estrategias para su minado se han ido perfeccionando progresivamente. En los primeros meses de funcionamiento de la red era posible minar en solitario con un CPU estándar y obtener un bloque y sus 50 BTC asociados con una frecuencia relativamente alta. Posteriormente, la aparición de software de minería adaptado a tarjetas gráficas, mucho más eficiente, desplazó completamente a las CPUs. La minería por CPUs se fue profesionalizando, con grandes instalaciones en países con energía barata, configuraciones personalizadas con uso generalizado de overclocking y sistemas especiales de refrigeración. Con el aumento sostenido de la dificultad, los mineros se comenzaron a organizar en grupos independientes (en inglés, pools) para minar de manera colectiva, desplazando así a los mineros en solitario que podían tardar meses o incluso años en encontrar un bloque de manera individual. El propietario del “pool” se lleva una comisión por encontrar un bloque. Los “pools” también compiten entre ellos para intenta atraer al mayor número de mineros.

Actualmente, se está comenzando a distribuir FPGAs y ASICs para minar de manera más eficiente. Si con la minería con CPUs y tarjetas gráficas, el coste de explotación provenía fundamentalmente del gasto energético, la comercialización de equipos especializados de bajo consumo está desplazando las inversiones de los mineros hacia hardware más sofisticado, e indirectamente hacia la investigación necesaria para el desarrollo de estos productos.

El 30 de julio de 2012, en el bloque 191.520, la dificultad marcó un máximo histórico y superó por primera vez el valor de dos millones, con una potencia de procesamiento de 14 Terahashes/segundo  (14 000 000 000 000 hashes por segundo).

Por otro lado y debido a que los mineros no tienen la obligación de incluir transacciones en los bloques que generan, los remitentes de las monedas digitales pueden pagar voluntariamente una tarifa de transacción. Hacer esto hará más rápida la transacción y provee incentivos a los mineros, en especial porque la dificultad para generar dinero electrónico aumenta y el premio por bloque disminuye con el pasar del tiempo. Los nodos toman las tarifas asociadas con todas las transacciones incluidas en su actual bloque candidato.

Por lo que hace a un tratamiento seguro de las bitcoins, el fichero wallet.dat representa la billetera electrónica en todas las plataformas. La mayor parte de los clientes actuales permiten la encriptación de este fichero, de forma que se limite que algún malware pueda tener acceso directo a las claves privadas contenidas en él. Sin embargo, su seguridad no es total, ya que es posible que keyloggers maliciosos registren las pulsaciones del teclado para capturar la contraseña de encriptación y, en última instancia, tramite el robo de fondos.

Para poder llevar a cabo transferencias completamente seguras, algunos clientes permiten firmar transacciones en modo desconectado, de forma que las claves privadas nunca estén conectadas a la red, y el riesgo de robo por software malicioso sea nulo.

Por otro lado, el propio protocolo de este sistema permite el uso de multifirma, que también reduce prácticamente a cero el riesgo de robo de fondos, ya que para poder lanzar una transacción se necesitaría más de una clave privada, que pueden estar guardadas en dispositivos diferentes.

De la misma forma que el uso habitual de las monedas digitales como medio de intercambio, muchos usuarios también lo utilizan como almacén de valor. Para ello es obligado tomar precauciones similares con la billetera electrónica a las que se tendrían protegiendo el dinero en efectivo, ya que al igual que este último este dinero tienen como beneficiario al portador y al igual que aquél, es difícil de seguirle la pista.

La forma más habitual de proteger esta moneda es realizar varias copias idénticas del fichero wallet.dat, encriptarlas con una contraseña fuerte, y guardarlas físicamente en varios soportes USB y en la nube. Algunos usuarios más avanzados prefieren el uso de TrueCrypt para generar particiones secretas que permiten negación plausible, la aplicación de estenografía, o incluso generar la clave privada únicamente a partir de una frase memorizada, sin necesidad de ningún soporte físico.

Otros optan simplemente por imprimir en papel la clave privada en formato numérico o en QR y guardarla en un lugar seguro.

Ahora bien varias empresas y pequeños negocios aceptan bitcoins como medio de pago para servicios de todo tipo, como telefonía, hosting de internet, tarjetas regalo, asesoría legal, turismo, etc. Por ejemplo, la multinacional LaCie permite el pago con éstas para su servicio Wuala. Su ámbito internacional y el hecho que los usuarios pueden comerciar con un cierto anonimato, ha hecho posible que se abra paso en sectores cada vez más regulados, como apuestas online y partidas de póker.

En el año 2011 Wikileaks solicitó asistencia en este sistema de pago tras el bloqueo orquestado por los procesadores de pago electrónico Visa, MasterCard y PayPal. También varias organizaciones como Internet Archive, Free Software Foundation, Freenet, Singularity Institute y otras más, aceptan actualmente donaciones en esta moneda.

Los intercambios a divisas nacionales se llevan a cabo a través de oficinas por internet y persona a persona. En Estados Unidos, en varios de los principales bancos así como en los centros comerciales Walmart y 7-Eleven entre otros, admiten depósitos de dinero en efectivo para convertir a bitcoins, y también en países como Brasil y Rusia a través de varias entidades.

En octubre de 2012 su precio en el mercado superaba los 8 euros, por lo que teniendo en cuenta el número total de bitcoins minados, la base monetaria del sistema asciende a más de 80 millones de euros.

Diferencias con las monedas nacionales

Actualmente la totalidad de las divisas nacionales como el euro o el dólar, se trata de dinero fiduciario. Es decir, su valor real es mucho mayor que su coste de producción, y es emitido por los bancos centrales mediante la creación de deuda que se multiplica a través de los bancos comerciales y el sistema de reserva fraccionaria.

En contraposición al dinero fiduciario, Bitcoin utiliza un sistema de prueba de trabajo que simula el minado de materias primas. Los mineros dedican sus recursos de tiempo, energía, procesamiento y amortización de máquina para resolver un desafío criptográfico complejo. La red premia con un número predeterminado de monedas digitales al minero que da con la solución a este problema matemático, y a su vez, aumenta o disminuye la dificultad de este desafío de manera que, de media, los mineros obtengan una solución válida cada diez minutos, y mantener así la oferta de dinero electrónico predecible en el tiempo.

En consecuencia, el protocolo de este sistema simula el comportamiento de la generación de materias primas, hasta el punto de que el precio de estas monedas es igual al coste marginal de producción ya que los mineros están continuamente compitiendo por ser los más eficientes. Por estas razones, y por el hecho de que éste no está sujeto a shocks de oferta en el sentido tradicional de término y que su escasez no es “natural” sino generada a través de un algoritmo matemático, el economista George Selgin califica a Bitcoin como cuasi-materia prima (quasi-commodity money).

Por otra parte, los este dinero electrónico posee todas las características necesarias para ser considerado dinero. Es altamente divisible (hasta ocho decimales), denso en valor (una dirección puede contener millones de euros), inmediatamente reconocible con el software adecuado y fungible (cada unidad está valorada de la misma forma). Asimismo, la posesión de la clave privada es control. Las claves privadas pueden guardarse en una billetera electrónica o generarse a partir de una frase más o menos larga, que es suficiente con memorizarla. Esta última característica, unida al hecho de que la dirección Bitcoin es un pseudónimo y no refleja la identidad real de su propietario, y hace que éstos  sean difíciles de confiscar.

Las transferencias se hacen directamente, es decir, sin el uso de un tercer nodo entre los nodos. Este tipo de transacción hace imposible el retorno de fondos. El cliente Bitcoin transmite la transacción a los nodos cercanos que la propagan en la red. Las transacciones inválidas o corrompidas son rechazadas por los clientes honestos. Las transacciones son casi siempre gratuitas, pero se puede pagar una tarifa a otros nodos para que prioricen su procesamiento.

El número total de bitcoins tenderá a 21 millones con el tiempo. La oferta de dinero crece como una progresión geométrica a cada 4 años; en 2013 la mitad de la oferta total habrá sido generada, y en 2017, 3/4 ya habrá sido generado. A medida que la cantidad de bitcoins se aproxime al límite, probablemente el valor de las monedas digitales entrará en deflación (aumento del valor real) debido a que no se producirán monedas. Estas últimas son divisibles hasta 8 decimales (dándonos 2.1 x 1015 unidades totales), eliminando las limitaciones prácticas de los ajustes de precio en un ambiente deflacionario. En vez de usar el incentivo de bitcoins recién generados para que los nodos agreguen transacciones a los bloques, durante este periodo dependerán de su habilidad para obtener las mejores tarifas de transacción.

 

 

_______________________

BIBLIOGRAFÍA

 

1 Arroyo, Luis. http://conecti.ca/2011/06/14/%C2%BFque-son-las-bitcoins-y-porque-causan-tanta-polemica-en-el-mundo  

2 http://es.wikipedia.org/wiki/Peer-to-peer 

3 http://es.wikipedia.org/wiki/Bitcoin

About these ads

3 pensamientos en “EL FLUJO DEL DINERO ELECTRÓNICO: EL BITCOIN, SU USO Y POLÉMICA 1,2,3

  1. yo tengo un servidor de fuerza bruta se que lo estan pagando bien dejo mi correo y mis datos si alguine sabe a quien se lo puedo alquilar y este a cargo de eso gracias de antemano

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s